Si has descartado cualquier problema médico y sufres pinchazos en el pecho frecuentemente estás en el lugar adecuado.

¿Sabías que uno de los síntomas de la ansiedad son los pinchazos en el pecho?

Muchas de las personas que padecen ansiedad, manifiestan pinchazos en el pecho que se manifiestan a lo largo de su día a día, resultando desagradables y provocando en la persona una gran incertidumbre, al no conseguir despejar esta incógnita:

¿A que se deben los pinchazos en el pecho?

La sintomatología ansiosa puede causar pinchazos en el pecho debido principalmente a dos grandes causas:

La tensión muscular: La emoción principal que se esconde detrás de la ansiedad es el miedo. Nuestro cuerpo responde ante las emociones. Cuando tenemos miedo nuestros músculos se encogen como mecanismo de defensa y esto puede desembocar en lo que conocemos como tensión muscular. Nuestro cuerpo tiene memoria y acumula la tensión, esta es la explicación a que también podamos sufrir esos pinchazos en el pecho cuando estamos en un momento aparentemente tranquilo.

Seguro que has sentido pinchazos en la espalda cuando has tenido contracturas, y es que la tensión muscular produce dolores y esta es una de las explicaciones a esos pinchazos en el pecho tan molestos.

La respiración: Cuando sufrimos ansiedad debemos tener en cuenta que los patrones de respiración que establecemos pueden estar alterados (respiración superficial, agitada…) Este tipo de patrones de respiración provocan que los músculos intercostales y los músculos que están alrededor del pecho sufran alteraciones que se manifiestan en forma de pinchazos. También debemos tener en cuenta, que una respiración alterada puede producir un exceso de gases que pueden producir molestos y continuos pinchazos.

Entonces… ¿No va a darme un ataque al corazón?

Este síntoma es frecuentemente confundido con alguna alteración en el corazón, lo que causa mucho miedo y preocupación a las personas aquejadas.

Tenemos que tener claro que este síntoma no tiene nada que ver con un infarto de miocardio. Los ataques cardiacos  están provocados por un coagulo de sangre que bloquea una de las arterias coronarias (que son las que transportan la sangre y con ellas el oxigeno al corazón) de manera que la sangre no llega al tejido cardiaco. La falta  de oxigeno es la causa de la muerte de las células del miocardio. Normalmente esta obstrucción se da porque estas arterias han ido engrosando debido a un exceso de colesterol, que junto con algunas células van formando placas. Estas placas se pueden desprender y taponar la luz arterial estrechada.

La ansiedad no provoca ni coágulos ni engrosamiento de la pared arterial, por lo tanto y si acudimos a la lógica, por muchos ataques de pánico que tengamos si estas sano, no vamos a sufrir ataques cardiacos.

Uno de los aspectos que consideramos clave en el tratamiento de la ansiedad es la adquisición de conciencia del propio cuerpo, lo que incluye aprender a relajar nuestros músculos así como realizar una respiración adecuada que vaya a beneficiarnos de cara a nuestros síntomas. Si te estás preguntando…”Entonces ¿Pueden acabar desapareciendo estos síntomas?” La respuesta es: SI.

 

 

kit ansiedad. Primeros auxilios.

3 vídeos y varios PDF que pueden ayudarte a empezar tu camino. Un kit inicial completo y gratuito.

You have Successfully Subscribed!

Share This