La ansiedad ya no es un concepto desconocido para casi nadie. Hoy en día hay mucha información que podemos consultar para entender un poco mejor qué es y cómo afecta a las personas que la experimentan. A pesar de ello, en la consulta se vive en soledad, como un estigma y experimentado como algo que marca una notable diferencia con “el resto del mundo normal”.  Los tipos de ansiedad más frecuentes son: 

LAS FOBIAS

CUANDO EL MIEDO TE IMPIDE LLEVAR UNA VIDA NORMAL

Todo el mundo siente miedo, con mas o menos intensidad, focalizado a una situación determinada o no, ante un peligro real o imaginario. Sin embargo, en ocasiones el miedo deja de ser adaptativo, para convertirse en algo que nos impide llevar una vida “normal” (aunque usted es quien decide que es una vida normal y que no lo es). Cuando el miedo ha llegado a ese limite podemos hablar de “fobias”.

Por lo tanto se puede dar una definición para fobia tan sencilla como aquel miedo que impide realizar y desarrollar nuestra vida tal y como queremos que sea.

LAS FOBIAS ESPECÍFICAS

¿CUÁLES SON LAS MÁS COMUNES?

Las fobias específicas son un tipo de trastorno de ansiedad, en el cual una persona puede sentirse extremadamente ansiosa o tener un ataque de pánico cuando es expuesta al objeto del miedo. Aunque este trastorno puede implicar cualquier tipo de situación, en la práctica clínica existen algunas más comunes:

 

DE TIPO AMBIENTAL

tormentas, precipicios, agua…

DE TIPO SITUACIONAL

ascensores, aviones, coches, baños públicos…

CLAUSTROFOBIA

EL MIEDO A NO PODER SALIR DE LA SITUACIÓN SI UNO QUIERE HACERLO

Definitivamente no calificaríamos la claustrofobia como el miedo a estar en un lugar cerrado. Muchas personas con claustrofobia pueden estar en este tipo de sitios. Más bien lo definiríamos como el miedo a no poder salir de la situación si uno quiere hacerlo. La claustrofobia es el no poder elegir ni el “como”, ni el “cuando” salir, y también implica la creencia de que algo catastrófico va a ocurrir si no lo consigo.

FOBIAS DE IMPULSIÓN

“¿Eso mismo sería capaz de hacerlo yo también en algún momento si perdiese el control?”

Las fobias de impulsión son menos conocidas, pese a que muchas personas lo sufren. Hablamos de haber desarrollado un intenso temor a determinados pensamientos que puede llegar a tener el propio sujeto, como es el miedo a la perdida de control del propio cuerpo o el miedo a volverse loco en un momento dado.

Pensamos que a causa de perder el control, física y/o mentalmente, podemos llegar a hacer algo de forma repentina que resulte ser tremendamente grave o irreversible, como hacer daño a otras personas con las que estamos, empujar a alguien a la carretera o vías de tren, saltar al vacío desde un balcón o lugar elevado…

Share This