Una semana más, continuamos con la sección de remedios naturales. Esta vez le toca al Omega-3 en los casos de depresión. ¿Qué es y cuánto de eficaz es en este tipo de casos? En la entrada de hoy lo descubrimos.

¿Qué es el Omega 3?

El Omega-3 son un conjunto de ácidos grasos esenciales y necesarios para el ser humano, que no se producen de forma natural en nuestro cuerpo y que, por tanto, debemos obtener a través de nuestra dieta y alimentación.

Se encuentran sobre todo en el pescado azul (salmón, atún, boquerón, sardina), en el marisco, en la lechuga, brócoli o espinacas, así como en algunos frutos secos (como nueces o almendras), entre otros, así como suplemento nutricional.

¿Cuáles son sus principales beneficios?

El Omega-3 posee importantes beneficios:

• A nivel cardiovascular, mantiene y regula la función cardiaca. En concreto, favorece la circulación, reduciendo la presión sanguínea y previniendo problemas de coagulación.
• Reduce el colesterol.
• Mejora el sistema inmunitario.
• A nivel psicológico, parece tener efectos sobre la ansiedad y depresión.

¿Por qué se recomienda tomar Omega 3 en los casos de depresión?

Recientemente, se está empezando a expandir la idea del Omega-3 como componente o suplemento dietético para el tratamiento de la depresión. No obstante, los estudios científicos al respecto no son aún concluyentes al respecto, debido en parte a la heterogeneidad y diferencias metodológicas entre ellos.

En términos generales, parece que el consumo natural de Omega-3 podría reportar un pequeño efecto positivo en la sintomatología depresiva en comparación con un tratamiento placebo, pero los resultados no son concluyentes al respecto. Aun así, en términos generales sí que comienza a demostrarse a través de estudios de metaanálisis como los de Caballer y cols (2016), Martins (2009) o Sublette et al. (2011) que el Omega-3 puede reforzar o ayudar al tratamiento de elección de la depresión, así como a nivel de prevención, si bien es cierto que nunca puede utilizarse como único tratamiento o tratamiento de elección para la depresión. Es por ello que la APA (American Psychiatric Association) recomienda un consumo diario de 1000 mg de EPA (al menos un 60%)+DHA (dos tipos de Omega-3) como tratamiento coadyuvante.

En resumen, la relación del Omega-3 con la depresión se encuentra aún en fase de investigación. Si bien es cierto que a día de hoy no puede prescribirse como tratamiento alternativo de la depresión, sí que existe cierta evidencia de que puede prevenir y complementar o reforzar la eficacia del tratamiento psicológico para la depresión, por lo que se recomienda un consumo adecuado de alimentos ricos en Omega-3, como pescado azul o marisco, entre otros.

Share This