¿Es posible curar la ansiedad?

La ansiedad es un problema psicológico muy habitual en nuestro día a día. Aunque muchas veces se vuelve tan frecuente que pensamos que nos acompañará toda la vida, en realidad se puede curar. La terapia cognitivo-conductual (TCC) es el tratamiento psicológico más eficaz para conseguirlo.

¿Es posible curar la ansiedad? Y, si es así, ¿cómo se puede curar?

Estas son, quizá, algunas de las primeras dudas que tenemos cuando nos dicen que nosotros/as mismos/as o alguien de nuestro alrededor tiene ansiedad. Y si se puede curar la ansiedad también es una de las preguntas más frecuentes en las consultas de Psicología. Nos entra cierto miedo a que tengamos esos síntomas tan molestos de forma crónica, de por vida y, por tanto, que sea algo incurable. Pero tenemos una buena noticia: ¡nada más lejos de la realidad! Veamos cómo.

En primer lugar, tenemos que tener clara una idea clave: la ansiedad es adaptativa, es decir, no es nuestro enemigo, nuestro objetivo nunca puede ser eliminarla por completo, puesto que nos ayuda a sobrevivir. Sin ella, ¡estaríamos todos muertos! Otro aspecto bien diferente es la ansiedad desadaptativa, es decir, aquella que aparece de forma frecuente, intensa, duradera y desproporcionada en nuestro día a día, y que interfiere significativamente en nuestra vida diaria; es esta última la que suele conllevar un problema de ansiedad. Por tanto, sólo cuando aparece con estas características, tenemos que intentar que desaparezca y que, consecuentemente, podamos curar la ansiedad.

Pero, ¿cómo la hacemos desaparecer?

La terapia cognitivo-conductual (TCC) es la orientación psicológica que ha demostrado científicamente ser la más eficaz para curar la ansiedad. Persigue el objetivo de entrenar a la persona en diferentes técnicas específicas que reducen y eliminan la ansiedad desadaptativa. Entre las principales técnicas para conseguirlo se encuentran las siguientes:

1. Técnicas de relajación (respiración abdominal, relajación muscular, relajación autógena…): la ansiedad y la relajación son dos estados que no pueden coexistir a la vez: o estamos nerviosos/as, o estamos relajados/as. No hay más. Es por este motivo por lo que siempre en primer lugar habrás oído que es importante estar tranquilos/as en situaciones de ansiedad. Existen diferentes tipos de técnicas de relajación, pero sea como fuere, si conseguimos alcanzar un estado de relajación –que, con práctica, todo el mundo consigue-, reduciremos y eliminaremos la ansiedad desadaptativa.

2. Mindfulness: esta técnica, que está muy en auge últimamente, también parece estar demostrando que puede ser una buena alternativa para curar la ansiedad. Consiste básicamente en centrarse o atender plenamente el momento presente, sin estar preocupados por el pasado o el futuro (signo característico de la ansiedad, puesto que consiste en una anticipación catastrófica del futuro).

3. Técnicas cognitivas (reestructuración cognitiva, parada de pensamiento…): cuando estamos nerviosos/as, muchas veces nuestro pensamiento se vuelve muy catastrófico y negativo, cuando en realidad no es del todo cierto. Por tanto, identificar y modificar aquello que nos decimos a nosotros/as mismos/as –es decir, modificar y sustituir los pensamientos que producen ansiedad, los llamados pensamientos ansiógenos– nos va a ayudar también a disminuir enormemente la ansiedad desadaptativa. En definitiva, consistiría en cambiar la actitud o la interpretación sesgada que hacemos en las situaciones y momentos de ansiedad.

4. Técnicas de exposición: es la técnica “estrella” y la más recomendada para poder curar definitivamente el problema. Consiste en ir enfrentándose, de forma gradual y progresiva, a las diferentes situaciones temidas sin evitar o escapar de ellas, para comprobar que no son peligrosas o amenazantes de por sí y, consecuentemente, eliminar la respuesta de ansiedad asociada o condicionada a ellas. En el momento en que consigamos reaprender que las situaciones temidas no lo son, la ansiedad desaparecerá completamente y, por tanto, podremos decir que estamos curados de la ansiedad definitivamente. Es más, ni siquiera nos hará falta utilizar técnicas de relajación o cognitivas, puesto que no habrá síntomas de ansiedad.

Por tanto, sin lugar a dudas, respondemos rotundamente al título de esta entrada: con estas técnicas psicológicas sí, es posible curar la ansiedad.

5 CLAVES BÁSICAS

PARA MANEJAR

TU ANSIEDAD

Share This
Solicita una Consulta.