Hoy en día es bastante difícil encontrar una casa que no tenga alguna que otra videoconsola o en su defecto un ordenador. Tanto adultos como jóvenes (cada vez más pequeños) dedican varias horas al día a jugar, ya sea mediante los medios nombrados anteriormente o por otros dispositivos como los móviles o tablets. Gracias a las nuevas tecnologías (TIC) jugar a un videojuego está al alcance de cualquiera, siempre y cuando se disponga de algún aparato electrónico que soporte dicha opción. El mundo del videojuego crece cada vez más y en esa ascensión ha ido desplazando a los juguetes y juegos tradicionales. ¿Cuáles son las aplicaciones positivas de los videojuegos?

¿Qué es un videojuego?

Un videojuego es una interacción entre el ser humano y un soporte electrónico como un ordenador, videoconsola, móvil, tablets… Por norma general dicha interacción se ve plasmada gráficamente en una pantalla. Otra definición puede ser la siguiente, juego electrónico en el que una o más personas interactúan, por medio de un mando o joystick con un dispositivo dotado de imágenes de vídeo. Todos ellos encuadrados en un mundo cambiante y dúctil a elección del creador del mismo y de los usuarios, de ahí la parte proyectiva, pues el jugador es quien verdaderamente encamina el juego como quiere jugarlo, proyecta su propia personalidad o una personalidad totalmente distinta con matices vinculados con su yo real o totalmente inversos, creando un alter ego irreconocible en el mundo real pero posible en el mundo virtual. Esa libertad es la que hace que los juegos sean tan atractivos.

Los videojuegos se tienden a relacionar con aspectos negativos como la violencia, el aislamiento o la adicción. Han sido acusados de todo, desde promover la delincuencia a inducir a la agresión, ser causa de absentismo escolar, o, simplemente, ser inherentemente malignos. Pero también, hay quien ha ensalzado su potencial para mejorar diversas habilidades y como potente herramienta de transmisión de conocimientos y valores. Entonces… ¿Qué pasa con los aspectos positivos de los videojuegos? ¡También existen! Siempre y cuando se haga un uso controlado de estos y se siga la edad recomendada de cada juego, puede ser beneficiosos para la persona a diversos niveles.

Aplicaciones positivas de los videojuegos

Los videojuegos no solo nos ayudan a comprender o a ejercitar determinadas habilidades. Los videojuegos fomentan el desarrollo de ciertas capacidades y necesidades humanas sin que nos demos cuenta.

Mejora de habilidades cognitivas y de aprendizaje

Con el uso moderado de los videojuegos podemos mejorar nuestra atención visual, ser más eficientes en el cambio de tareas, ser más rápidos en tareas en las que tenemos que realizar una búsqueda visual o discriminar objetos por su forma/color. También entre otros beneficios, aporta más eficacia en el seguimiento de objetivos múltiples y mejora la ejecución de tareas divididas.

La memoria de trabajo, la flexibilidad cognitiva también se ve potenciada, así como, mediante los juegos de acción, se mejora la habilidad multitarea (habilidad para procesar múltiples elementos informativos interactuando mientras se llevan a cabo varias subtareas), la habilidad para procesar información periférica y la habilidad para procesar la comunicación verbal. También fomentan el desarrollo de la imaginación, pues muchas veces para resolver ciertos rompecabezas es necesario exprimir nuestro cerebro al máximo.

Mejoran la atención espacial, la capacidad para seguir el rastro de objetos en movimiento con factores de distracción y disminuye la impulsividad, ya que, los juegos de acción mejoran el rendimiento en una prueba de capacidades para abstenerse de responder ante estímulos recibidos que no necesitan respuesta en una situación determinada.

Los videojuegos también nos ayudan a potenciar la memoria, puesto que muchas veces se debe de recordar mapas, acertijos, diferentes combos de lucha, claves, contraseñas e indicaciones, entre otras… logrando mejorar la capacidad cognitiva de memorización y procesamiento de información.

Mejora de las habilidades psicológicas

Los gamers demuestran una mejora en la toma de decisiones, la reflexión y los elementos del aprendizaje individual y colaborativo. Los hallazgos en diversos estudios ayudan a resaltar la evidencia del aprendizaje perceptivo, ya que se produce a lo largo del tiempo y mediante el perfeccionamiento de las habilidades individuales y colectivas, lo que se demuestra a través de la flexibilidad de los jugadores para adaptarse a desafíos cada vez más complejos.

Los videojuegos son un reflejo de las decisiones tomadas por los jugadores, aportando a éstos el desarrollo de una capacidad para estimar las consecuencias de sus propias acciones y de su efecto sobre los demás. También, crea en los jugadores sentidos de autoestima y confianza en sí mismos, aumentando la sensación de logros en el juego, a la vez que les transmite el deseo de mejorar más.

Mediante el juego se fomenta la comunicación y resolución de conflictos, se producen intercambios de opiniones y exposiciones de distintas estrategias que llevan a situaciones de negociación, los videojuegos colaborativos pueden ser una herramienta para mantener o estimular en contacto personal posterior entre amigos. Diversos tipos de juegos fomentan el trabajo en equipo y la empatía, sobre todo aquellos de carácter online, en los que existe una necesidad de entender las motivaciones de los demás jugadores, liderar equipos, gestionar clanes, en definitiva: empatizar con otros.

Los juegos cooperativos ayudan a potenciar valores positivos como la solidaridad, la amistad, la cohesión y el sentido de pertenencia a un grupo. Refuerzan las bases del aprendizaje social y la adaptación, diversos juegos requieren que sus jugadores interioricen una serie de reglas completamente nuevas a través de la imitación o la observación; ofreciendo una serie de recompensas ante la actuación concordante con dichas reglas. Así pues, los jugadores de cualquier tipo de videojuego están sometidos a un aprendizaje plenamente conductual que apremia la adaptación y adquisición de un sistema normativo.

Breves recomendaciones en el uso de los videojuegos

Comprobar la temática y el contenido: Los videojuegos cuentan con una calificación por edad, es recomendable adecuarse a los videojuegos según la edad y el contenido de estos.

sistema pegi de calificación por edad y tema
  • Facebook
  • Twitter
  • Gmail

Controlar el tiempo de juego: se recomienda no abusar del uso de los videojuegos (en cualquier formato) estimando periodos de duración no superiores a los 60 minutos y haciendo pausas de 15 – 20 minutos entre horas.

Vigilar el abandono de obligaciones o de otras aficiones: Es importante no sustituir el jugar a los videojuegos con hacer deporte u otras actividades de ocio. Y sobre todo controlar que no sean una interferencia para la realización de tareas importantes (ir a clase, hacer los deberes, estudiar, ir a trabajar…)

Share This