¿Alguna vez has sentido que tienes un nudo en la garganta? Sabemos que los síntomas de la ansiedad abarcan un gran número de respuestas a diferentes niveles (fisiológico, cognitivo, emocional y conductual). Es posible que estemos familiarizados con los síntomas fisiológicos más comunes:

• Aumento del ritmo cardíaco, palpitaciones
• Respiración entrecortada, respiración acelerada
• Dolor o presión en el pecho
• Sensación de asfixia
Aturdimiento, mareo
• Sudores sofocos, escalofríos
• Nausea, dolor de estómago, diarrea
• Temblores, estremecimientos
• Adormecimiento, temblor de brazos o piernas
• Debilidad, mareos, inestabilidad
• Músculos tensos, rigidez
• Sequedad de boca.

A parte de estos síntomas, pueden darse otros que quizás no estemos tan acostumbrados a relacionarlo con la ansiedad, como, por ejemplo: la sensación de tener un nudo en la garganta.

¿Cómo se produce la sensación de tener un nudo en la garganta?

El globo faríngeo comúnmente llamado nudo en la garganta o globo histérico es uno de los síntomas digestivos que se manifiesta cuando tenemos ansiedad. Se manifiesta como una importante sensación de ahogo, acompañada de presión en la garganta, sensación de obstrucción o de tener un cuerpo extraño atascado en esta, dificultades para respirar, sequedad de boca e incluso dificultades para hablar. Puede percibirse de tamaño variable y a diferentes niveles en la garganta, incluso a nivel del pecho (por detrás del esternón).

El sistema nervioso autónomo (que controla diferentes funciones fisiológicas involuntarias, como la digestión) entra en estado de hiperactividad cuando tenemos ansiedad. Entonces, se encarga de enviar oxígeno a todo el cuerpo para ayudar a los músculos a ejercitarse rápidamente, por si tuvieras que salir corriendo o golpear.

La sensación de tener algo en la garganta por ansiedad se debe a diversas reacciones y sensaciones que produce el cuerpo como consecuencia de este estado emocional. Generando una fuerte tensión muscular que genera cerramiento en la zona de la garganta. La ansiedad y garganta están vinculadas debido a reacciones como la inflamación de las mucosas, por la constante tensión muscular que se produce en el área de la garganta. Esta es una zona muy sensible y que puede contraerse generando este malestar tan desagradable. Ese efecto de ligero estrangulamiento o de bola que impide tragar, ocurre porque el acto de la ingesta de alimentos es una acción incompatible con la lucha o la huida que es para lo que nos prepara la ansiedad. Por este mismo motivo, también se nos seca la boca. Los vasos sanguíneos que riegan las glándulas salivares se contraen y así se restringe la producción de saliva.

La sensación de nudo no es constante, sino que se siente por períodos y luego desaparece, caso contrario a lo que ocurre si fuese por una enfermedad física. Por ende, este nudo dependerá del nivel de ansiedad en el que nos encontremos y cuando esta vaya disminuyendo el nudo en la garganta se ira disipando. No existe malestar o molestia física al tragar alimentos o líquidos, sino solamente la sensación de nudo en la garganta por ansiedad que puede dificultar la acción de deglutir, sobre todo saliva.

Hay que tener muy en cuenta que, se puede producir un bucle de elevación de la ansiedad con respecto a este síntoma, ya que podemos asustarnos aún más al notar dicho síntoma asociado a la falta de aire, lo que desencadenaría que nuestra ansiedad/miedo aumentasen por lo que la sensación de que el nudo se hace mayor también aumentará. No obstante, debemos tener en cuenta que esto no deja de ser una sensación. En ningún momento nos vamos ahogar. De hecho, aunque se tengan dificultades para tragar, si probamos a beber un vaso de agua no tendríamos ningún problema para hacerlo. Entramos en bucle si tomamos por válida la idea de que vamos a dejar de respirar o ahogarnos de manera inminente, por lo que la sensación de ahogo se incrementará.

¿Cómo me quito está sensación?

Si bien es cierto que no existe un tratamiento específico para el nudo en garganta por ansiedad ya que los síntomas suelen ceder cuando la emoción pasa y la ansiedad va mermando, y con ella el nudo. Por lo que lo recomendable es que nos pongamos en manos de un profesional que nos ayude a gestionar la ansiedad y con ello este síntoma tan desagradable.

Mientras tanto, es aconsejable, que cuando sintamos esa sensación y siempre que sea producto de la ansiedad (y no algo físico), no asustarnos más, ya que como bien he descrito antes, si aumenta nuestro miedo aumentará nuestra ansiedad y con ello la sensación de que el nudo se hace mayor y entraremos en el bucle con la sensación de ahogo inminente.

Share This