¿Cómo lograr nuestro desarrollo personal? Conseguir desarrollarnos plenamente en todos y cada uno de los aspectos de la vida (familiar, social, laboral, íntimo, personal, etc.) es una tarea difícil y poco probable que lo alcancemos a todos los niveles. Por ejemplo, probablemente a la mayoría de las personas nos gustaría ser más atractivos o más inteligentes, hablar varios idiomas, tocar con maestría varios instrumentos, viajar más a menudo, conocer todo el mundo, tener más éxito, alcanzar más objetivos, cometer menos errores, no enfermar nunca, ser más correspondidos… Por fortuna, desarrollarnos satisfactoriamente en solo una o varias facetas que consideramos importantes suele ser suficiente para sentirnos bien.

¿Qué es el desarrollo personal?

El desarrollo personal contempla un proceso mediante el cual, las personas intentan llegar a acrecentar todas sus potencialidades o fortalezas para alcanzar los objetivos, deseos o anhelos propios de cada individuo, ya que estos son movidos por un interés de superación, buscando respuestas a sus inquietudes, como lo es; la necesidad de dar un sentido a sus vidas. Sin embargo, la mayoría de las personas pueden sentirse muy satisfechas con mucho menos, pues afortunadamente el bienestar, para nuestro desarrollo; no depende directamente de cuantas cosas tengamos o que hemos conseguido, sino; depende directamente de nuestra percepción como lo son los objetivos que nos proponemos durante nuestras vidas.

Refiere a la actualización de todas las potencialidades afectivas e intelectuales de una persona, incluyendo el desarrollo de sus talentos específicos. Es un concepto integrador, que supone el conocimiento de la persona acerca de sí misma, el planteamiento de las metas personales, el reconocimiento de los propios talentos y la formulación de objetivos coherentes con su sistema de valores. Por lo cual, el desarrollo personal está íntimamente relacionado con el concepto de formación afectiva, valórica y a la inteligencia emocional.

El desarrollo personal implica un autoconocimiento, autoestima, autoconcepto y una autoeficacia, que conlleva a una vida de bienestar personal, familiar y social, cuyo fin es lograr un camino de transformación que mejora la personalidad de cada individuo para su futuro. Además, está relacionado con la capacidad de aprender cosas, cambiar de opinión, adquirir nuevas perspectivas de los hechos, dudar, integrar pensamientos e ideas diferentes en nuestro diario vivir.

¿De qué depende del desarrollo personal?

Sentirnos desarrollados depende en cada grupo social y época de muchos factores, pero muy especialmente de nuestras características individuales, como nuestra personalidad, muy ligada a nuestra biología, así como de las circunstancias ambientales que rodean nuestra vida, incluso desde la infancia.

• La extraversión está relacionada positivamente con el bienestar; además, el desarrollo personal en personas extravertidas está más ligado a objetivos y valores relacionados con la actividad social. Los extravertidos son personas sociables, amantes de las fiestas, tienen muchos amigos, necesitan gente con la que hablar, no les gusta estudiar solos, tienden a ser amantes de la aventura y el riesgo, pueden tener carácter impulsivo..

• La apertura a la experiencia favorece una mayor necesidad de desarrollo y crecimiento personal, ya que refleja el mantenimiento de valores e ideas no convencionales, la amplitud de intereses, la búsqueda de enriquecimiento a través de la experiencia y la flexibilidad como opuesto a rigidez.

• Tesón o responsabilidad, un factor de personalidad que incluye la tendencia a la organización y la eficiencia, así como la necesidad de logro, el sentido del deber o la autodisciplina.

• Igualmente, también está relacionado con el desarrollo personal la afabilidad o amabilidad, que supone la capacidad de ser compasivo y confiado, incluyendo la confianza, el altruismo, o la sensibilidad a los demás.

Percepción de la vida, sentir que tenemos parte de control incluso ante circunstancias difíciles, nos ayudará a tener más presente nuestro desarrollo personal. Es decir, siempre podemos hacer algo para sentirnos mejor ante situaciones y experiencias negativas.

En la acción y el cambio está el proceso de crecimiento personal

Cuando se habla de metas en la vida, no corresponde únicamente al trabajo o al amor de pareja, sino que incluye todo, por ejemplo: tiempo libre, familia, amistades, entre otras. La persona que busca y trabaja por su desarrollo personal tiende a equilibrar todos estos aspectos de su vida (personal, profesional y de relación con los demás), y lo hace además en las cosas que realmente quiere, no espera a que suceda algo, lo hace hoy y ahora.

Se debe generar consciencia que para obtener resultados se necesita de una actitud positiva y de mucho esfuerzo. Está claro que el desarrollo personal es un reto, ya que se trata de conocer y superar las propias limitaciones, así como también robustecer los puntos fuertes. Se trata entonces de ponerse en acción, consciente que es el resultado principal será la mejora de la calidad de vida.

La conciencia real a la se hace mención, puede llegar a partir de la preparación de agrupaciones secuenciales de situaciones experimentadas, lo cual servirá para sacar conclusiones que llegan a través de la razón; obteniendo nuestra esencia respecto del concepto que se tenga de calidad de vida: en muchas ocasiones, y sobre todo con el paso de los años, este proceso se produce desde adentro, rescatando la calidad humana del ser.

Es por esto que realizar cambios requiere de mucho compromiso individual, ya que será variar en muchas ocasiones paradigmas, y a lo mejor nuevos esquemas de los cuales ya se venía acostumbrado. Alcanzar este cambio requiere de compromiso, paciencia y perseverancia.

El valor de este giro está en la capacidad de asumir los retos que presenta la vida, permitir que nuevas experiencias lleguen, afrontarlas e interiorizarlas permitirá tomar de cada una de ellas lo que aporte al crecimiento y desarrollo personal. La evolución y la conciencia en los últimos años y la situación actual hacen sin duda que se tenga que llegar a buscar opciones que ayuden a afrontar las diferentes situaciones que se deben enfrentar en la vida día a día y como consecuencia aportan al crecimiento personal.

Ejercicios para potenciar el desarrollo personal

ELIJO CRECER HACIA…

Objetivo: Estructurar un proceso de crecimiento en situaciones en las que estamos afrontando retos que se van presentando, pero sin elegirlos ni hacerlo con conciencia plena.

Descripción: Elegir un objetivo que nos suponga un reto y que lograrlo implique superarnos y crecer como personas. Analizar los pasos y agruparlos en forma de esquema o camino a seguir. Establecer fechas como plazo para cumplir cada uno de ellos.

Conclusiones: Ser conscientes de nuestro crecimiento y elegir el camino que vamos a seguir incrementa nuestra autodeterminación, autoestima, sentido de logro, emociones positivas, … Es, en sí mismo, un modo de crecer.

Tiempo: 45 minutos.

Materiales: Lápiz y papel.

MI VIDA IDEAL

Objetivo: Movilizarse y comenzar un proceso de crecimiento que permita avanzar hacia la vida ideal de la persona.

Descripción: Escribir un texto en el que se describa, con el mayor detalle posible, cómo sería la vida ideal de la persona dentro de 5 años y se relate cómo transcurre un día en la misma.

Analizar, según el texto, los valores y objetivos personales y si hay algo que hacemos o alguna situación actual que nos impide llegar al ideal.

Conclusiones: Para conseguir cambios en el futuro hemos de actuar en el presente.

Tiempo: 45 minutos.

Materiales: Lápiz y papel.

VIVO Y RE-VIVO

Objetivo: Reflexionar sobre lo que implica superarse a uno mismo y para qué lo hacemos.

Descripción: Escribir un diario de crecimiento en el que se analicen retrospectivamente los retos a los que nos hemos enfrentado en la vida y el aprendizaje y crecimiento que nos han permitido alcanzar.

Trasladarlo a una línea temporal en la que reflejemos los hitos de este crecimiento, en la parte de arriba, y la evolución conseguida, en la parte de abajo y con diferente color.

En un tercer color, indicar situaciones en las que hayamos podido aplicar cada aprendizaje.

Conclusiones: Crecer no es sólo aprender algo. Hay que tomarse tiempo para elaborar e integrar el aprendizaje, de tal forma que se aplique después a las nuevas situaciones.

Tiempo: 45 minutos.

Materiales: Lápiz y papel.

PEQUEÑOS EJERCICIOS DIARIOS

• Explicar con una o dos frases tu vida de forma panorámica.
• Encuentra la finalidad de tus últimas 5 acciones o decisiones importantes.
• Busca alguien que sea o haya sido sabio, lee o mira una película sobre su vida, e identifícate, cómo su vida puede guiar tus decisiones y acciones.
• Lee citas relacionadas con la sabiduría y re-escríbelas mediante pequeños pasos prácticos relacionados contigo.
• Piensa y haz conscientes las implicaciones morales y las posibles consecuencias de tus acciones futuras.
• Reflexiona sobre las implicaciones morales de los esfuerzos científicos que afectan directamente a tu vida.
• Proseguir los esfuerzos que tienen un impacto significativo en el mundo (como por ejemplo el reciclaje, desarrollo sostenible, cuidado del medio ambiente, etc)
• Examina un acontecimiento mundial desde una perspectiva histórica, cultural y económica.
• Marca en tu calendario un momento en el que puedas con una capacidad óptima, analizar, reflexionar y sintetizar sobre un tema ambivalente para ti.
• Conecta tus creencias con tus emociones.
• Adquiere la responsabilidad de un rol de educador. Puedes ser el mentor de un niño de tu vecindario.

¿Se os ocurre alguno más?

En el ser humano la madurez se presenta como un proceso secuencial, y esto tiene mucho que ver generalmente por el paso de los años y las experiencias vividas, e introduciendo elementos de aprendizaje que marcaran en definitiva la calidad de vida. Para que este proceso de madurez pueda ser sólido requiere de un desarrollo personal movido desde una consciencia real, en cuanto a aceptación de cambios que se darán a partir de vivencias y de aquí se guiaran los comportamientos.

Share This