La asertividad parte de la idea de que las personas tenemos unos derechos fundamentales que debemos respetar para nosotros mismos y para los demás. La asertividad es una habilidad social, con ella expresamos nuestras emociones, opiniones, derechos, ideas, necesidades y sentimientos de una manera directa, concisa, clara y honesta. Sin coaccionar o causar algún daño a los demás y también sin omitir o dejar de expresar lo que realmente queremos decir. Ser asertivo se trata de un atributo que se ubica en un punto intermedio entre la comunicación pasiva y la agresiva.

Ser asertivo: Diferentes perfiles de comunicación

La comunicación pasiva en general propia de personas sumisas, no defiende los derechos e intereses personales. Respeta a los demás, pero no así misma. Consideran que es mejor no decir nada, ya que ellos sienten que pueden “molestar“ u “ofender” al resto. Aquellas personas que utilizan más una comunicación agresiva defienden en exceso sus derechos e intereses personales, sin tener en cuenta los demás, incluyo llegando a perjudicar al resto. Este tipo de personas piensan que, si no se comportan de esta forma, son excesivamente vulnerables. Existe un perfil nuevo “pasivo-agresivo”, su principal estrategia es el chantaje emocional, es decir, lograr que los demás le hagan favores, le refuercen, les acompañen… a base de hacer sentir culpable al que tienen al lado.

Para entender que es esto de “ser asertivo”, veamos esto con un ejemplo:

Imagínate que entras en un restaurante para comer. Cuando el camarero trae lo que has pedido te das cuenta de que el vaso está sucio, con restos de otra bebida, ante tal situación puedes:

  • No decir nada y usar el vaso sucio, aunque estés a disgusto (Pasividad)
  • Montar un escándalo en el restaurante y recriminarle al camarero de malas formas que te ha dado un vaso sucio (Agresividad)
  • Llamar al camarero y pedirle por favor que si sería tan amable de cambiarte el vaso ya que el que te ha entregado está sucio (Asertividad)

¿Cómo logramos ser asertivos?

Las personas asertivas conocen sus propios derechos y los defienden, siempre con respeto, no buscan ganar si no llegar a un acuerdo.

  1. La persona asertiva sabe decir “no” o mostrar su postura hacia algo.
    • Manifiesta su propia postura ante un tema, petición, demanda, aunque sea contraria a la opinión de los demás.
    • Expresa su razonamiento para explicar/justificar su postura, sentimientos, petición.
    • Puede contraponerse a algo que otros quieren que haga, pero ella no.
    • Expresa a la vez comprensión hacia las posturas, sentimientos y demandas de los otros.
  2. La persona que sabe ser asertivo, sabe realizar peticiones.
    • Expresa la presencia de un problema que le parezca que debe ser solucionado (cuando lo haya).
    • Sabe pedir un cambio de conducta cuando siente que no es respetado; o pedir una acción concreta: un aumento de sueldo, un cambio sobre algo…
  3. La persona asertiva se autoafirma.
    • Reacciona cuando se siente que no se le está respetando, pero sin agredir a la otra persona.
    • Exige respetuosamente su derecho de ser escuchada, atendida, tenida en cuenta.
  4. Ser asertivo te permite resolver conflictos de forma que se respeten ambas partes.
    • Reacciona con autoestima ante las críticas.
    • Emite críticas de manera respetuosa.
    • Negocia acuerdos.
  5. La persona asertiva sabe expresar sentimientos.
    • Expresar sentimientos agradables: gratitud, afecto, admiración, orgullo, alegría….
    • Expresar sentimientos desagradables: insatisfacción, dolor, enfado, desconcierto…
  6. La finalidad es tratar de sentirnos cómodos en un momento dado a la hora de expresar lo que queremos y lo que para nosotros es importante. La asertividad se correlaciona con la buena autoestima y la confianza, por lo que el desarrollo de ambas habilidades incide positivamente en la inclinación a recurrir a la comunicación asertiva.

La finalidad es tratar de sentirnos cómodos en un momento dado a la hora de expresar lo que queremos y lo que para nosotros es importante. La asertividad se correlaciona con la buena autoestima y la confianza, por lo que el desarrollo de ambas habilidades incide positivamente en la inclinación a recurrir a la comunicación asertiva.

Share This