¿Cómo puedo saber cuales son los síntomas de depresión?

La depresión es el segundo problema psicológico más frecuente en la sociedad actual, tras los problemas de ansiedad. No obstante, muchas veces nos cuesta identificarla de forma correcta y diferenciarla de un episodio puntual de tristeza, ¿verdad? Para ayudarte a identificarla con mayor facilidad, a continuación te presentamos los principales síntomas característicos de la depresión:

  • A nivel emocional (lo que sentimos), las personas con síntomas de depresión suelen sentir tristeza, pena, abatimiento y desánimo continuo y generalizado, desesperanza y pesimismo, sentirse “vacío” y sentimientos de incapacidad, así como otras emociones como irritabilidad o ansiedad. A nivel físico, es frecuente la pérdida de “energía” (sentirse cansado y fatigado la mayor parte del tiempo, que guarda relación con la dificultad o incapacidad para llevar a cabo las actividades cotidianas -incluso las más básicas, como la propia higiene o autocuidado-). Destacan también la pérdida o aumento de apetito, insomnio o hipersomnia, enlentecimiento psicomotor y dolores de cabeza o digestivos, entre otros.

 

  • A nivel conductual (lo que hacemos), los síntomas de depresión característicos son pérdida de interés y pérdida de disfrute por las cosas con las que antes uno mismo disfrutaba, una evitación gradual o drástica de las actividades (la persona va reduciendo su actividad hasta una situación de inactividad, quedando relegada a no salir de casa o incluso de su cama -porque cuanto menos hace el cuerpo, más le cuesta hacer, incluso lo más básico-). También es recurrente el llanto frecuente.

 

  • A nivel cognitivo (esto es, lo que pensamos) aparecen pensamientos negativos sobre uno mismo -baja autoestima, sentimientos de inutilidad y culpa, incluso impotencia en ocasiones-, sobre el mundo y sobre el futuro que, en ocasiones, pueden llegar incluso a ideas o tentativas de suicidio. Respecto a los procesos cognitivos básicos, las personas con depresión suelen referir dificultad para pensar con claridad, sesgos de memoria (dificultad para recordar detalles), concentrarse (sesgos atencionales) y/o tomar decisiones.

Si estás pasando por un mal momento en tu vida, si te has visto reflejado/a o identificado/a en el conjunto de estos síntomas (sobre todo si se vuelven muy frecuentes, intensos y duraderos) o conoces a algún familiar o amigo que creas que pueda estar en un estado de ánimo depresivo, no lo dejes estar, busca la ayuda de un profesional. Es posible volver a recuperar la ilusión. Hay salida.

Share This