El sexo es vida. ¿Sabías que, entre sus innumerables beneficios, que sobra mencionar, mantener una vida sexual activa puede reducir los síntomas y la intensidad de la ansiedad? En la entrada del blog de esta semana aprendemos la relación entre sexo y ansiedad.

Múltiples efectos positivos y saludables

A estas alturas, es indudable saber que practicar sexo (incluida la masturbación, por supuesto) nos hace mucho bien. Es de sobra conocido que el sexo es muy beneficioso, puesto que conlleva muchos efectos positivos y saludables tanto en nuestra salud física como en nuestra salud mental o psicológica: refuerza nuestro sistema inmunológico, produce un efecto analgésico de reducción de la percepción del dolor, mejora nuestra capacidad de memoria, mejora y mantiene nuestro estado físico en forma (fortaleciendo los huesos, los músculos y aumentando nuestra flexibilidad), ayuda a conciliar el sueño, mejora nuestro estado de ánimo (liberando serotonina y endorfinas) y la sensación de placer y bienestar, nuestro propio autoconocimiento y autoestima también aumenta… Pero, de entre todos ellos, nos gustaría destacar un importante efecto: el efecto ansiolítico para la ansiedad.

¿Por qué practicar sexo reduce la ansiedad?

A nivel hormonal, se ha demostrado que, durante el acto sexual, una de las consecuencias que se produce en nuestro organismo es precisamente la reducción de cortisol, la hormona del estrés, a la par que aumenta la liberación de endorfinas y serotonina (que, entre sus variadas funciones, ayudan también a inducir un estado de relajación profunda y, por tanto, de liberación de la tensión acumulada) y también de oxitocina, una hormona que inhibe la respuesta de ansiedad y de estrés.

Asimismo, es de sobra conocida la sensación de relajación, tanto física como mental, que se produce una vez alcanzado el orgasmo o clímax (todo ello consecuencia precisamente de la liberación de oxitocina en esta fase de la respuesta sexual).

En definitiva, ya tenemos un motivo más (o la excusa perfecta, quién sabe ;)) para poder aumentar o mantener una vida sexual plena.

Share This