El deporte no es sólo entretenimiento, sino que en muchas ocasiones es el lugar donde se pueden aprender importantes lecciones de superación. ¿No lo crees? Atento a nuestra nueva entrada del blog. ¡Te sorprenderás!

Tres grandes deportistas, tres grandes ejemplos

Los deportistas pueden ser (y de hecho son) importantes modelos a seguir, personas que nos inspiran, que nos motivan a ser mejores. Existen innumerables ejemplos de ello, pero en la entrada del blog de hoy queríamos centrarnos en tres grandes figuras del deporte.

  • Michael Phelps: el nadador olímpico estadounidense, ganador de 28 medallas y actualmente el deportista con el récord mundial de mayor número de medallas de oro olímpicas (en total, 23), reconoció públicamente que sufrió depresión tras esta vorágine de resultados que no le hacía feliz. Reconoce que el poder abrirse y hablar sobre lo que le ocurría, siendo él mismo (no olvidando los episodios tristes pero saber sobrellevarlos y hacerles frente, entendiendo lo que le pasa y comunicándolo, según sus palabras), le ayudó muchísimo a controlar y superar la depresión, ya que le permitió además encontrar algo con lo que disfrutar realmente y sentirse realizado, el hecho de poder ayudar a los demás.

Había una parte de mí que ya no quería vivir. Durante mucho tiempo no hice nada, literalmente nada. Tener la posibilidad de salvar una vida es mejor que ganar una medalla de oro

(Michael Phelps, nadador olímpico)

Todo debe estar ordenado en línea recta y siempre deben ser pares, todo tiene que parecer simétrico. Todo tiene que estar perfecto. Cuando nos hospedábamos en hoteles, [los compañeros de equipo] venían a mi habitación y yo pensaba que querían charlar pero, en realidad, venían a desordenar todo

(David Beckham, jugador de fútbol)

  • Michael Jordan: el considerado por muchos el mejor jugador de baloncesto de todos los tiempos, recibió el diagnóstico de TDAH (Trastorno por Déficit de Atención con/sin Hiperactividad) cuando era pequeño. Desde siempre su motivación y constancia por querer ser jugador de baloncesto consiguieron romper los límites, aprendiendo a focalizar la atención y su actividad en aquello que le gusta.

Los doctores y los profesores le dijeron a mi madre que yo no podía hacer nada. Simplemente no puedo dejar de moverme, no puedo estar sin hacer muchas cosas, no podía concentrarme. ¡Se equivocaron! Puedo aceptar fallar, todo el mundo falla en algo, pero no puedo aceptar no intentarlo

(Michael Jordan, jugador de baloncesto).

Las enseñanzas del deporte

En resumen, algunas de las principales enseñanzas del deporte podrían resumirse en:

Disfrute, esfuerzo y perseverancia: dedicar todo tu esfuerzo, potenciando tus puntos fuertes y trabajando los puntos a mejorar y seguir, seguir y seguir, a pesar de los obstáculos, a pesar de las derrotas o recaídas, sabiendo que paso a paso, con esfuerzo, constancia (y cierto sacrificio, todo hay que decirlo) se maximizan las posibilidades de éxito.

Metas realistas: fijarse una gran meta u objetivo final es importante, pero para conseguirlo es necesario el planteamiento de pequeños pasos o sub-objetivos progresivamente alcanzables para conseguir el premio final.

Y.. afán de mejora y superación: sobre todo, los obstáculos o problemas se reconocen y se ven como oportunidades de mejora. Ante los problemas psicológicos, los deportistas que acabamos de describir y muchos otros más buscan solución y aprenden estrategias eficaces para superarlos.

En definitiva, lo que diferencia a un deportista de un campeón es su mente y su actitud. ¿Seguimos aprendiendo de ellos, también a nivel psicológico?

Share This