La capacidad para examinar lo que nos ocurre desde diferentes ángulos o puntos de vista no es algo que esté presente en nosotros de manera innata, la apertura mental es una fortaleza que se ha de entrenar. De manera general, solemos responder de manera automática a los acontecimientos que se nos van presentando a lo largo del día, sin pararnos a pensar en las opciones de respuesta que tenemos. Nuestro piloto automático sigue un solo camino, sin contemplar que existen alternativas que pueden favorecer a nuestro bienestar, que nos ayuden a fomentar nuestra apertura mental (flexibilidad cognitiva).

¿Qué es la apertura mental?

Su definición más técnica se refiere a la capacidad que tenemos para modificar nuestros esquemas en respuesta a los cambios y situaciones del entorno. Es decir, a capacidad que tiene nuestro cerebro para adaptar nuestra conducta y pensamiento a situaciones novedosas, cambiantes o inesperadas. En otras palabras, es la capacidad de darnos cuenta de que lo que estamos haciendo no funciona, o ha dejado de funcionar y, por tanto, debemos reajustar nuestra conducta, pensamiento y opiniones para adaptarnos al entorno y a las nuevas situaciones.

Hay que tener en cuenta que, la flexibilidad mental depende de nuestro estado emocional y motivacional. Hay que empezar por querer cambiar uno mismo o la respuesta, por desear ser flexible, para resolver un problema. Más aún, hay que desear resolver el problema. Analizar que “no hacer nada” o las soluciones habituales, lo de siempre, no son una buena solución. Además, esto exige valor ante el miedo que causa fracasar o la incertidumbre, implica atreverse, intentarlo. No se puede ser muy flexible cuando se encuentra uno enfadado, triste o miedoso, esto es, con reactividad emocional. Sí que es posible, ante estas situaciones emocionales, intentar cambiar la respuesta, intentar ser flexible, no dejarse arrastrar completamente por la emoción. Esto es, no podemos esperar a estar seguros o felices para intentar ser flexibles, es al revés. Intentar ser flexibles, disfrutar de la incertidumbre y del sufrimiento, nos conducirán a tener apertura, a estar seguros de nosotros y a la felicidad o algo similar.

Característica de las personas con apertura mental

• Aunque puede tener sus propias opiniones, están abiertas a cualquier idea, incluso aunque sea contraria a su propia opinión, y tiene en cuenta otros puntos de vista. Estos puntos de vista puede utilizarlos para tener una visión más compleja, integradora y acertada de la realidad, que incluya los diversos aspectos y puntos de vista del tema en cuestión.

• Estas personas piensan que es importante tener en consideración evidencias que estén en contra de sus creencias y están dispuestas a buscarlas y evaluarlas.

No tienen problemas en abandonar una creencia previa, no tienen miedo a estar equivocadas, porque es más importante conocer la verdad que llevar razón.

Se adaptan rápidamente a los cambios o novedades del medio.

Toleran los cambios que puedan suceder durante la resolución de problemas o la ejecución de una tarea. Permitiendo así la generación de alternativas posibles.

• Efectúan fácilmente la transición de una actividad a otra y saben comportarse adecuadamente en cada situación.

• Pueden captar varias dimensiones de una misma realidad, mirar desde diferentes perspectivas y establecer relaciones ocultas, pudiendo encontrar fácilmente varias soluciones a un mismo problema.

Toleran mejor los errores y cambios de planes, tienen mayor facilidad para ponerse en lugar del otro, y llegan más fácilmente a acuerdos comunes.

• Les permite tener en cuenta otras creencias, valores, ideas o formas de pensar. Les ayuda a comprender el punto de vista de los demás, valorando otras opciones además de la propia. Por eso, la apertura mental o flexibilidad cognitiva también está muy relacionada con la empatía y nuestra forma de interacción social.

Característica de las personas que carecen de apertura mental

• Personas que no someten sus ideas al contraste de la realidad. Solo tienen en cuenta y guían sus conductas en base a sus ideas exclusivamente.

No escuchan, no ven el resultado de sus pensamientos y acciones, por tanto, no son conscientes de que sus actos tienen consecuencias, suele atribuir la responsabilidad a factores o personas externas.

No aceptan el mundo tal y como es, sino que se empeñan en cómo debería ser (según ellos) España, el amor, las mujeres, los jefes, la vida, la justicia, los padres… Viven en un micromundo imaginario y no soportan perder esas certezas, así que las mantienen, aunque sean falsas y no funcionen.

• Repiten los mismos errores una y otra vez (al no contemplar alternativas), sin comprender qué pasa, lamentando su mala suerte, considerando injusta su infelicidad, reclamando justicia para sí (no tanto para los otros), pero sin cambiar un ápice su conducta, sus hábitos, sus debilidades.

• Les da miedo la novedad, la incertidumbre, el tener que estar alerta, el sentir inseguridad, empezar no desde cero sino desde menos diez, tener que afrontar y resolver.

Sesgos cognitivos que dificultan la apertura mental

Exposición selectiva – tendencia a exponernos de manera selectiva solo a la información que ratifica nuestras creencias, de manera que, por ejemplo, si eres de izquierdas solo leerás periódicos de izquierdas y si eres derechas, solo leerás prensa de derechas. A través de este mecanismo evitamos la disonancia cognitiva pero también nos cerramos a lo nuevo y al cambio.

Efecto de primacía – tendencia a darle más importancia a la información que recibimos primero, de manera que menospreciaremos los datos que vengan después y vayan en contra de esa información inicial. Este sesgo cognitivo nos impide avanzar, manteniéndonos anclados al pasado.

Polarización o dicotomía – tendencia a ser menos críticos con las evidencias que apoyan nuestras creencias, ideas y valores y ser excesivamente críticos con aquellos datos que van en contra. Como resultado, los argumentos contrarios, lejos de convencernos, nos polarizan aún más en un intento por reafirmar nuestras creencias.

Ejercicios para potenciar la apertura mental

CAZAPENSAMIENTOS

Objetivo: Analizar nuestros pensamientos negativos “candentes” –son los pensamientos que aparecen más a menudo y con mayor intensidad- y emociones desagradables, para poder actuar en consecuencia con toda la información.

Descripción: Durante una semana, cada día anotaremos en un cuadro la siguiente información en su apartado correspondiente, cada vez que te des cuenta que tienes un fuerte pensamiento negativo “candente”, o si te das cuenta de que está sintiendo una fuerte emoción desagradable.

Día y hora. Situación ¿Qué, dónde, cuándo y quién?

Pensamientos ¿Cuántos fueron tus pensamientos candentes?

¿Con cuánta frecuencia eran sobre ti mismo sobre lo que haces y sobre tu futuro?

Sentimientos ¿Qué o cómo te sentiste?

Conclusiones: Habitualmente nuestros pensamientos automáticos parecen bastante razonables. Muchas veces los aceptamos como verdaderos sin detenernos a cuestionarlos y con frecuencia ni tan siquiera somos conscientes de ellos.

Esta actividad nos permite visualizar los pensamientos negativos y sesgados al poder analizar si estamos viendo la totalidad de la situación o si únicamente nos estamos concentrando en una pequeña parte de lo que está teniendo lugar y de este modo, podremos actuar.

Tiempo: 15 minutos.

Materiales: Papel y bolígrafo.

BITÁCORA DE ORDEN DE PENSAMIENTO

Objetivo: Aprender a utilizar una metodología para analizar los pensamientos a través del lenguaje.

Descripción: La bitácora OP (orden de pensamiento) consiste en hacerse las siguientes siete preguntas con el objetivo de analizar un problema concreto al que nos enfrentamos:

  1. Tema: ¿De qué se está hablando?
  2. Problema: ¿Qué te preocupa sobre esto? Se formula como una pregunta de respuesta binaria
    sí/no.
  3. Hipótesis: ¿Tú qué piensas al respecto? Se construye como un enunciado positivo o negativo.
  4. Trasfondo: ¿Qué estás presuponiendo?
  5. Argumento: ¿En qué te basas para pensar así?
  6. Ejemplo: ¿Puedes poner un ejemplo?
  7. Contraejemplo: ¿Puedes poner un ejemplo de lo contrario?
    Las preguntas se responden en una tabla con siete columnas, en la que cada columna es una de las preguntas y las respuestas se escriben en las filas inferiores, del siguiente modo:
  • Facebook
  • Twitter
  • Gmail

La tabla se completa de izquierda a derecha, de forma que, escribiendo las respuestas, se va ordenando el pensamiento. Las columnas han de seguir una coherencia y congruencia entre ellas.

Conclusiones: Analizando los elementos de un problema al que nos enfrentamos podemos escoger de forma consciente una solución, teniendo en cuenta los factores, pensamientos y creencias implicados.

Tiempo: 45 minutos.

Materiales: Papel y bolígrafo.

CASCADA DE IDEAS

Objetivo: Con tu familia o un grupo reducido de amigos vas a intentar solucionar algún problema del grupo que no hayas conseguido solucionar anteriormente, aplicando tus dotes analíticas, mediante la técnica del brainstorming.

Descripción: Al menos con un día de antelación les comunicas a los participantes de la actividad de qué se va a tratar, en este caso, ponerse de acuerdo en resolver un problema que tenga el grupo familiar o de amigos.

Se les explica los principios de la técnica creativa de brainstorming: aplazamiento del juicio o suspensión de la crítica, cuantas más ideas se sugieran mejores resultados se conseguirán y la producción de ideas en grupo puede ser más efectiva que la individual.

Planteamiento del problema como blanco de soluciones.

Producción de ideas: se ha de procurar que los miembros del grupo emitan el mayor número posible de ideas, no debe superar los 40 minutos.

Clausura de la reunión: se les pide que mantengan el pensamiento en sus mentes y al día siguiente se les pedirá una lista de pensamientos surgidos después de la reunión.

Se incorporan las ideas surgidas después de la reunión.

Elaboración de la nueva lista de ideas.

Clasificarlas y seleccionarlas por categorías: primero las más prometedoras de cara a la resolución del problema, que se encargue un grupo impar (para facilitar la elección), elegidos entre ellos.

Realizar una puesta en común de los resultados.

Conclusiones: Se pretende que la persona extremadamente analítica, deje de controlar todos los factores y variables y colabore en grupo a la búsqueda de soluciones, en este caso algo agradable.

Tiempo: Una hora.

Materiales: Papel, pizarra y tizas.

PEQUEÑOS EJERCICIOS DIARIOS

• Identificar las razones por las que uno no está muy satisfecho con sus últimas tres acciones y realizar una lluvia de ideas sobre alternativas mejores para el futuro.
• Coge a un amigo de confianza y ayúdale a evaluar críticamente una decisión que haya tomado en los últimos tres meses.
• Juega de abogado del diablo en un asunto sobre el que tienes fuertes opiniones.
• Por lo menos una vez por semana, busca un tema importante que sea común a varias religiones para debatirlo.
• Comienza una actividad y pregúntate: ¿Por qué? ¿Cuándo? ¿Y cómo?
• Asiste a un evento cultural y evalúa críticamente tus opiniones durante y después del evento.
• Identifica las causas de un supuesto fallo de una actividad en el pasado. ¿Hay patrones? Tómate tu tiempo para pensar profundamente acerca de cómo se puede mejorar.
• Al decidir sobre una cuestión importante, escribir pros y contras.
• Analiza si a menudo encuentras información para confirmar tus opiniones o solicitas nueva información para ampliar tu punto de vista.
• Cuando te enfrentes al próximo reto, en primer lugar, imagina los mejores y peores escenarios y, a continuación, decide la opción más realista a llevar a cabo.

¿Se os ocurre alguno más?

La apertura mental es una característica fundamental para los científicos, investigadores y creadores ya que les permite abrirse a las nuevas ideas y dar lugar a algo nuevo, diferente de lo anterior. Sin embargo, tener una mente abierta también es importante para la vida cotidiana, en primer lugar, porque nos permite vivir de forma más desprejuiciada y más plena y, en segundo lugar, porque nos permite ser más felices.

Share This