El poliamor consiste en mantener relaciones amorosas, sexuales, con varias personas en simultaneo y con el consentimiento de todas las involucradas. Pueden ser relaciones hetero, gays o bisexuales.

En las relaciones de poliamor las reglas están bien definidas y el compromiso y la verdad son condiciones sine qua non para el mantenimiento de la pareja. No obstante, podríamos diferenciar dos tipos de poliamor:

1. Las relaciones abiertas, donde la “pareja oficial” decide que pueden mantener relaciones sexuales con otras personas sin que eso implique infidelidad o ruptura de la pareja, siempre y cuando sea algo compartido. Todas las partes implicadas deben ser conocedoras del escenario que pisan, pero aquí el compromiso, el proyecto de vida es con la “pareja oficial”.

2. Las relaciones poliamorosas donde hay compromiso con todas las partes de la relación. De lo que más se habla son las relaciones de 3, pero pueden entrar cuantas personas se acepten.  Todas tienen que estar de acuerdo y ser conocedoras de la situación ya que el grado de compromiso es igual para todas aunque no convivan todas juntas. Puede o no haber convivencia entre todas.

A veces es una relación de 3 donde todas conviven y se aman o puede que cada persona tenga a su vez otra relación de compromiso.

Existen muchas variaciones del Poliamor, la condición es el bienestar de todos los miembros implicados. A partir del momento que alguien deja de estar a gusto hay que hablarlo.

Probablemente hasta conseguir llegar a un Poliamor sano tendrán que pasar muchos años o ser una mente muy vanguardista para poder superar todas las enseñanzas de cuña religiosa y monogámica que se ha respirado por todos los poros de la sociedad: familia, amigos, vecinos, escuela…

 

Share This