La ansiedad comienza a ser un problema en el momento en el que nos impide realizar una vida “normal” y satisfactoria. Cuando sobrepasa ciertos límites, el estrés pasa de ser un aliado, a un elemento paralizante.

La ansiedad en sí no es mala. Como todo en la vida, el que algo sea bueno o malo, no depende de ese “algo”, mas bien depende de nosotros mismos. Es una respuesta adaptativa ante una situación que necesitamos responder de inmediato. No solo sentimos estrés cuando percibimos un peligro inmediato, también sentimos ansiedad cuando nos toca la lotería, o cuando logramos tener una primera cita con la persona que tanto nos gusta. Así el corazón comienza a latir mas deprisa, la respiración se acelera. La sangre se distribuye a los lugares de nuestro organismo donde les va a hacer mas falta, los músculos se tensan, comenzamos a sudar… todos esos síntomas, que ahora podemos llamar estrés o ansiedad, no son mas que una llamada para que reaccionemos de forma más eficaz.

Imagínese que usted es un estudiante, y que tiene un examen. Imagínese en el aula donde le van a examinar. Es una situación ante la cual tiene que responder, si quiere aprobar . Para dar una respuesta óptima, necesita cierto grado de activación, ansiedad, estrés o como quiera llamarlo. El problema se presenta cuando esa activación idónea que nos ayuda se convierte en nuestro enemigo y nos encontramos “bloqueados” ante el examen.

 

 

 

 

Por paradójico que parezca, los ataques de pánico son resultado del miedo. Todo comienza con unas sensaciones, que interpretamos como desagradables. La angustia que sentimos ante esa misma situación hace que nuestras sensaciones se incrementen, se hagan más intensas. De nuevo las reinterpretamos y nos centramos en esas sensaciones, desencadenándose entonces pensamientos catastrofistas en los que la persona cree estar en peligro, formándose una espiral, una pescadilla que se muerde la cola. La espiral termina cuando la persona cree realmente que la situación está bajo control, o bien cuando escapa hacia un lugar seguro.

Una cosa que hay que tener claro es que un ataque de pánico está precedido por un pensamiento. Sin ese pensamiento no se desencadenará el ataque de pánico. Si la persona es capaz de producirse sus ataques de pánico, también es capaz de salir de ellos. Por supuesto ello no es tarea fácil. Si así fuese nadie tendría ataques de pánico.

 

 

 

 

Una crisis de ansiedad se define como la aparición brusca de un miedo o malestar intenso, aparece además acompañado de síntomas como sensación de ahogo, palpitaciones, miedo, sudoración, etc.

La crisis de ansiedad puede estar relacionada con causas físicas como el hipertiroidismo, el consumo de ciertas sustancias, aunque normalmente es un proceso psicológico el que lo desencadena. (Causas de las crisis de ansiedad enlace).

 

 

 

 

Los niños y adolescentes con TDAH por norma tienen un desarrollo cognitivo adecuado a su edad, sin embargo la necesidad de estar siempre ocupados haciendo algo o su dificultad en mantener la atención durante un período largo de tiempo hacen con que su rendimiento académico se vea afectado.

La ansiedad por separación es un proceso necesario y obligatorio del desarrollo infantil. Permite que el niño adquiera capacidades para aprender a estar solas. Para lograr este aprendizaje son fundamentales las figuras de apego.

¿Quieres estar informado de las últimas novedades?
Descarga gratis, nuestro curso online: Comprendiendo la ansiedad
Más de dos horas de contenidos en video y PDF, que te van a permitir entender que significan tus síntomas, tus miedos y que vias de solucción existen.
Share This