Flavio Gutierrez, psiquiatra con  dilatada experiencia en el tratamiento psicofarmacológico de los distintos cuadros psiquiátricos con especial relevancia en el campo de los Trastornos de ansiedad, Trastornos depresivos y Trastornos del sueño, responde de nuevo a las preguntas de nuestros seguidores. Esta vez sobre el tratamiento en los casos de miedo a hablar en público.

Me gustaría consultar algunas cosas en cuanto a medicación, aunque no creo que haya una droga mágica, quizá algo para las primeras exposiciones en público, aunque sólo sea para no salir corriendo. Quería saber qué efectos puede tener el “Diazepan”, entendiendo que sólo lo necesitaría para los 30 minutos anteriores, y los primeros 5 minutos de después, ya que después de este tiempo entiendo que ya se ha bajado la ansiedad.Y también, referente al Diazepan, si es muy fuerte, si vale con tomar un cuarto, o media, buscando que yo me note que me he tomado algo (que me voy a tranquilizar), pero que no me impida hacer la exposición.
También quería preguntar, antes de comprarlo, por: “Socialfear relief”, que lo he visto que lo venden en Amazon, y he visto en foros que es bueno para el pánico a hablar en público.

M.G.

Diazepan: es un ansiolítico con cierta eficacia nivel de la relajación muscular. Tiempo medio en el que empieza a hacer efecto… unos 20 minutos. Duración media efecto de 4 – 8 horas. Depende de la dosis ya que hay distintas presentaciones: 2-2,5-5 -10 -25 mg… En cualquier caso no recomendaría Diazepan como primera elección. Preferimos ansiolíticos que tarden menos en hacer efecto pleno y que ese efecto desaparezca más rápido sin dejar tanto síntoma residual (diazepan al ser de larga duración hace ese efecto resaca).

La homeopatía (dentro de mi conocimiento) no creo que esté indicada como tratamiento en situaciones inminentes como la de una presentación en público. Buscamos algo que actúe de forma incisiva y rápida de cara a contener el estímulo simpático.

¿En qué medida puede afectar el que tomemos una pastilla, para paliar el miedo a hablar en público, a reforzar la idea de que no somos capaces de superar nuestro miedo sin esa ayuda que supone la pastilla?

¿En el caso de personas que solo han de hacer exposiciones en público muy puntualmente es más positivo tomar una pastilla y no darle tantas vueltas al tema? O quizás las consecuencias sean peores el día que sin pastilla toque hacer una exposición ya que no siempre se puede preveer.

¿Existen distintas tipos de pastillas o medicaciones en función del grado o sintomatología de la fobia o del tipo de persona que la sufre?

T.G.

Cada caso hay que testarlo de forma independiente, en el sentido de lo que está sucediendo en ese momento: muchas veces la pastilla se puede convertir en el chaleco salva-vidas cuando por ejemplo tu trabajo depende de una presentación que tienes que hacer. Entonces no te planteas nada más allá que sacar la exposición lo mejor posible. Es verdad que ese pensamiento puede nacer pero por ello hay que tomar el caso con rigurosidad e intentando quemar todas las naves psicoterapéuticas. Es clave de cara a ver hasta qué punto podemos luchar el caso con/sin medicación.

Respecto a la segunda pregunta, probablemente el objetivo final sea hacer la exposición sin pastilla. Hasta entonces el tratamiento puede dar confianza y hacer las veces de un puente que lleva hasta la siguiente base en la que se pueda realizar la actividad sin tratamiento. Es difícil adivinar si eso puede o no ocurrir pero lo clave más allá del fármaco es la concienciación de que se puede hacer y que herramientas psicológicas hay que utilizar para ello.

En respuesta a la tercera pregunta, lo cierto es que depende de qué estemos hablando. Dentro del tratamiento de la fobia social tendremos 3 grupos:
1. Antidepresivos.
2. Ansiolíticos.
3. Otras…

A mí me gustaría resolver una duda acerca de la medicación para ayudar a hablar en público. Concretamente, me gustaría saber si el uso de esta medicación te merma o disminuye la lucidez. Me refiero a si se podría usar en un entorno laboral, ya que además de hablar en público hay que responder a preguntas y estar ágil de mente. En mi caso nunca me he atrevido a tomar nada por si parecía estar “adormilado”, pero en el taller un compañero mencionó que lo usaba para hablar en presentaciones del trabajo, por lo que me surgió esa duda.

L.G.

Todo lo contrario. La ansiedad en un momento determinado puede confundirte y llevarte al error en esas situaciones que comentas. Con un tratamiento adecuado anulas la ansiedad y con ello te permites estar operativo cognitivamente de cara a tener garantías suficientes en cada una de las situaciones a las que te expones.

  • Facebook
  • Twitter
  • Gmail

Generalmente, antes de hacer una exposición en reuniones de trabajo, tomo 1 comprimido de Sumial 10 y me funciona muy bien, puesto que atenúa en gran medida mis palpitaciones y a partir de ahí permite desenvolverme con relativa tranquilidad. En el caso de auditorios mayores (conferencias), en los que la ansiedad anticipatoria para mi es mucho mayor, he llegado a tomar 2 comprimidos. Sólo lo tomo el día de la exposición, aproximadamente 1 hora antes de comenzar. A título orientativo, puedo tomar unos 10-15 al año.
 
Aspecto positivo: me reduce la ansiedad de los días previos, porque sé que me ayuda bastante.
Aspectos negativo: dependencia psicológica (llevo siempre uno en la cartera “por si a caso”) y ya lo he tomado en algunas reuniones que no son para tanto (abuso). Por otro lado, al tratarse de un medicamento con receta,  me causa cierta ansiedad pensar que en alguna ocasión no pueda conseguirlo.

  1. Dado que para superar la fobia es necesario experimentar las sensaciones o efectos indeseados durante las exposiciones, ¿en qué medida el Sumial es un obstáculo?
  2. Por otro lado, que pesa más, ¿lo positivo o lo negativo?
  3. Desde el punto de vista físico, ¿puede tener algún efecto negativo a largo a plazo?
D.F.

El Sumial ayuda en la exposición. En muchos casos es muy útil al principio. Es evidente que lo idóneo es suprimir el tratamiento y exponerse sin fármaco. Entre medias lo lógico es sentir la sensación cada vez con menos fármaco pero si con más herramientas psicológicas.

Sobre qué pesa más, depende de la fase de tratamiento en la que estemos. Al principio el mismo se hace muchas veces indispensable, luego cuando la persona tiene más conocimiento de sus síntomas, el ver que no es capaz de separarse del tratamiento puede ser motivo de sufrimiento. Lo lógico es ir testando el fármaco con un buen acompañamiento que permite trabajar las dudas al respecto en cada momento de cara a aceptar la situación clínica y las posibilidades terapéuticas reales.

En respuesta a la última pregunta, en principio no tiene efectos negativos a largo plazo. Son tratamiento con dosis bajas y se dan puntualmente.

Mi duda es, qué fármaco me aconsejarían para tratar la ansiedad en el trabajo. La ansiedad es bastante regular en mi día a día. Cuando me toca hablar en una reunión se acrecienta, pero la realidad es que en general siento que acumulo cierta ansiedad habitualmente. Es como que se me acumula en el cuello, lo que me produce ciertas cefaleas tensionales. El médico me recomendó Lexatín durante 10 días. Aunque esto no me cortó el problema de raíz.  Actualmente tomo Triptomax, y me encuentro algo mejor, pero la realidad es que sigo teniendo ansiedad.

Esta ansiedad me provoca cierta sensación leve de mareo, falta de concentración… ¿Podríais aconsejarme qué hacer? El caso es que tampoco tengo motivos para estar nervioso y tampoco me noto que lo esté. Es simplemente como ansiedad que tengo acumulada diariamente y en el trabajo.

J.C.

Creo que por lo que me comentas como primera medida sería valorar el caso globalmente: ver de dónde viene la ansiedad y ver si ésta sólo se produce en el trabajo o en el contexto general del día a día. Dependiendo de qué tipo sea así podríamos valorar ansiolíticos o antidepresivos.

En realidad, el antidepresivo es un gran ansiolítico. El Lexatín se receta a menudo para los Trastornos de ansiedad. Treiptomax es un gran tratamiento para estados subdepresivos muy leves pero cuando la severidad aumenta es necesario el fármaco.

Sobre los síntomas que comentas, las somatizaciones y las alteraciones cognitivas son frecuentes. El abanico de síntomas generado por la ansiedad es amplio. Retomando lo anterior, ante todo hay que valorar el caso y ver las limitaciones y los síntomas que tienes para posteriormente tomar decisión de qué pautar en este caso.

En su opinión,  ¿el Sumial debería administrarse con receta médica? Hay mucha diferencia entre farmacias, algunas no te lo quieren vender sin receta y en otras te lo dan sin problema.

¿Qué diferencia hay entre los efectos de un Lexatin y del Sedotime?

M.A.

Siempre con receta médica para poder tener un control de toma sobre el mismo en manos del especialista. No hay diferencia entre farmacias pero es cierto que la legislación permite un vacío peligroso al respecto.

El Lexatin es un ansiolítico relajante. El Sedotime es un ansiolítico hipnótico.

Envía tus preguntas

Recuerda que puedes enviar tus preguntas sobre este o cualquier otro tema a info@amadag.com y nuestro equipo te responderá.

Descargate ya nuestro curso online completamente gratis: "comprendiendo la ansiedad"

Y ADEMÁS RECIBE LA INFORMACIÓN MAS ACTUALIZADA SOBRE LA ANSIEDAD. VIDEOS, PDF, AUDIOS...

Enhorabuena, y bienvenido...revisa tu correo, confirma tu subscripción y tendrás el curso.

Share This