El chocolate negro posee un aminoácido llamado triptófano que estimula la producción de serotonina, un neurotransmisor cuyos niveles bajos son causa de ansiedad y en muchos casos, también consecuencia. La serotonina es muy importante pues se encarga , entre otras cosas, de regular nuestro estado de ánimo. El chocolate también nos hace producir endorfinas, sustancias producidas por la glándula pituitaria y el hipotálamo, que entre sus muchas funciones está la de producir la sensación de bienestar y alegría. Elimina la fatiga, mejora la concentración… Pero, ¿podemos ser adictos al chocolate? ¿Cuánto debemos comer al día?

Te lo contamos todo en este vídeo gracias a la colaboración de la nutricionista Mª Carmen Japaz:

 

 

Share This