Cada emoción tiene su lugar, pero no debe interferir con la acción adecuada

 Susan Oakey-Baker

Ya sabemos gracias al anterior post la existencia de las emociones básicas y sus funciones, pues bien, ha llegado la hora de enfrentarnos a ellas. Es universal que nos dejemos llevar por lo que sentimos en cada momento y esto hace que nuestras acciones se vean colapsadas en numerosas ocasiones, es decir; por ejemplo, cuando estamos “ciegos de rabia” no vemos más allá de nuestra nariz, entramos en barrena, el enfado se apodera de nuestro ser, somos incapaces de pensar con claridad dando lugar a una conducta que quizás no sea la deseada. ¿Qué podemos hacer para que nuestras emociones no se apoderen por completo de nosotros?

¿QUE ES LA INTELIGENCIA EMOCIONAL?

Es la capacidad de controlar, percibir, asimilar, comprender y regular las propias emociones y la de los demás promoviendo un crecimiento emocional e intelectual, para poder discriminar y utilizar esta información para guiar nuestros pensamientos y acciones. La Inteligencia Emocional se distingue de otras formas de inteligencia porque está implicada específicamente con el manejo de las emociones y contenido emocional.

Componentes de la inteligencia emocional

  • Percepción y conocimiento de las emociones: Capacidad para identificar y diferenciar las propias emociones y las de los demás. Conocimiento de uno mismo, es decir, reconocer un sentimiento en el mismo momento en que aparece. Identificar las emociones de forma precisa tanto en aspectos cognitivos (pensamientos) como las referidas a las reacciones físicas. En un nivel más avanzado, esta capacidad permite identificar las emociones en otras personas, incluso en los objetos utilizando claves tales como el sonido, la apariencia, el color, el idioma, y el comportamiento, incluyendo la capacidad para discriminar entre expresiones emocionales honestas y falsas en los demás. Por último, expresar las emociones de forma apropiada a las necesidades.
  • Uso de la emoción como facilitadora del pensamiento: Esto se refiere a la identificación correcta de las emociones para facilitar las actividades cognitivas tales como el razonamiento, resolución de problemas y comunicación interpersonal. Las emociones pueden facilitarnos el pensamiento al dirigir la atención a la información importante. Las personas que desarrollan completamente esta capacidad son capaces de generar emociones vívidas para ayudar al juicio racional, los procesos de memoria y generar estados de ánimo que facilitan poder considerar algo ante múltiples perspectivas ya que la producción de distintos estados emocionales ayuda a fomentar diferentes estilos de pensamiento.
  • Comprensión y análisis de las emociones: Habilidad para designar las diferentes emociones y reconocer las relaciones entre la palabra y el propio significado de la emoción. Entender las relaciones entre las emociones y las diferentes situaciones a las que obedecen. Esto incluye la comprensión del lenguaje, el significado de las emociones y la comprensión de los antecedentes que acompañan a cada emoción. Interpretar los significados, conocer el origen de las emociones (por ejemplo, la tristeza puede ser resultado de una pérdida, la alegría puede derivarse de la consecución de un objetivo), comprender los sentimientos complejos, conocer que se pueden dar dos estados de ánimo simultáneos (sentirse interesados a la par que aburridos), o una mezcla de sentimientos (por ejemplo, sentir desprecio como una combinación de asco y rabia). Reconocer las transiciones que conllevan las emociones por ejemplo, la tristeza puede llevar a la desesperación y esta puede conducir a la devastación.
  • Regulación y autocontrol de las emociones: Habilidad para estar abiertos tanto a las emociones positivas como a las negativas. Es la capacidad de prevenir, reducir, mejorar o modificar una respuesta emocional propia y de otros, así como la capacidad de experimentar una serie de emociones, mientras se toma la decisión sobre la conveniencia o utilidad de una emoción en una situación dada. Toma de conciencia de uno mismo siendo esta una habilidad básica que nos permite controlar nuestros sentimientos y adecuarlos al momento. Por ejemplo, poder de tranquilizarse a uno mismo, desembarazarse de la ansiedad, de la tristeza, de la irritabilidad exagerada y de las consecuencias que acarrea. El autocontrol nos permite no dejarnos llevar por nuestras propias emociones y como nos afectan.
  • Capacidad de motivarse a uno mismo: Es el control de la vida emocional y su subordinación a un objetivo resulta esencial para espolear y mantener la atención, la motivación y la creatividad. Dirigir las emociones hacia un objetivo nos permite mantener la motivación y fijar nuestra atención en las metas en lugar de en los obstáculos. En esto es necesaria cierta dosis de optimismo e iniciativa, de forma que seamos emprendedores y actuemos de forma positiva ante los contratiempos.
  • Reconocimiento de las emociones ajenas: Como sinónimo de empatía, otra capacidad que se asienta en la conciencia emocional de uno mismo. Las personas empáticas suelen sintonizar con las señales sociales sutiles que indican qué necesitan o qué quieren los demás. Las relaciones sociales se basan muchas veces en saber interpretar las señales que los demás emiten de forma inconsciente y que a menudo son no verbales. El reconocer las emociones ajenas, aquello que los demás sienten y que se puede expresar por la expresión de la cara, por un gesto, por una mala contestación, nos puede ayudar a establecer lazos más reales y duraderos con las personas de nuestro entorno. No en vano, el reconocer las emociones ajenas es el primer paso para entenderlas e identificarnos con ellas.
  • El control de las relaciones sociales: Donde el arte de las relaciones se basa, en buena medida, en la habilidad para relacionarnos adecuadamente con las emociones ajenas. Ser capaz de poner esta información a favor de las interacciones y comunicaciones diarias con los demás, ya sean amigos, familiares, compañeros de trabajo o estudio, conocidos, etc… Algunas de las habilidades sociales más importantes incluyen la escucha activa, habilidades de comunicación verbal, habilidades de comunicación no verbal, liderazgo y capacidad de persuasión.

caras-inteligencia-emocional-513x295
  • Facebook
  • Twitter
  • Gmail

¿DE QUE NOS SIRVE SER INTELIGENTES EMOCIONALMENTE?

– Adquirimos un mejor conocimiento de las propias emociones.

– Identificamos las emociones de los demás.

– Desarrollamos la habilidad de controlar las propias emociones.

– Prevenimos los efectos perjudiciales de las emociones negativas.

– Desarrollamos la habilidad para generar emociones positivas.

– Desarrollamos una mayor competencia emocional.

– Desarrollamos la habilidad de automotivarse.

– Adoptamos una actitud positiva ante la vida.

– Aprendemos a fluir.

– Desarrollamos la capacidad para controlar el estrés, la ansiedad y los estados.

– Tomamos conciencia de los factores que inducen al bienestar subjetivo.

– Potenciamos la capacidad para ser feliz.

– Desarrollamos el sentido del humor.

– Desarrollamos la resistencia a la frustración.

– Aumentan nuestras habilidades sociales y de las relaciones interpersonales satisfactorias.

– Disminuimos los pensamientos autodestructivos, mejoramos nuestra autoestima.

– Mejora del rendimiento académico.

– Mejor adaptación escolar, social y familiar.

– Ayuda a disminuir la ansiedad y el estrés.

Gracias a un entrenamiento adecuado podremos modificar nuestro estado de ánimo e incluso el de los que nos rodean y mejorar de esta manera nuestras relaciones sociales. Cuando somos conscientes de nuestros sentimientos y tratamos de comprenderlos, somos capaces de entender las actitudes y comportamientos de los demás. Podremos empatizar con ellos y con sus circunstancias y ayudarles a gestionar sus propias emociones. Y de este modo se podrán prevenir futuros conflictos y posibles disputas.

Si yo controlo mis emociones podré enfrentarme eficazmente a los obstáculos que se me presenten, conseguiré automotivarme y motivar a los demás, seré más persistente y tenaz en el logro de mis objetivos, aumentaré mi tolerancia a la frustración cuando las cosas no salgan bien y evitaré que emociones como la ansiedad, la tristeza y la ira me bloqueen o incapaciten.

Descargate ya nuestro curso online completamente gratis: "comprendiendo la ansiedad"

Y ADEMÁS RECIBE LA INFORMACIÓN MAS ACTUALIZADA SOBRE LA ANSIEDAD. VIDEOS, PDF, AUDIOS...

Enhorabuena, y bienvenido...revisa tu correo, confirma tu subscripción y tendrás el curso.

Share This