¿Tienes alguna duda sobre la agorafobia? El psiquiatra Flavio Gutierrez responde a algunas preguntas de nuestros seguidores en Facebook:

Nelly: ¿Hay un componente genético en la ansiedad? ¿Qué peso tiene la genetica en este caso?

Hola Nelly.

La ansiedad como tal es un síntoma que puede aparecer en muchos cuadros clínicos. Es cierto que una de las consultas más frecuentes que me hacen es la del Trastorno de Ansiedad. En este tipo de trastornos la ansiedad se convierte en el punto cardinal de la sintomatología. En muchas ocasiones el origen de este síntoma es de características exógenas, es decir, proviene del entorno estresante. A pesar de ello, tanto en el trastorno de ansiedad como en muchas otras patologías relacionadas con salud mental, la influencia genética es una realidad. En algunos casos, existe cierta predisposición genética o vulnerabilidad al estrés que puede hacer que una persona en un momento determinado desencadene un cuadro ansioso. Esto no quiere decir que genéticamente esta persona vaya a ser irremediablemente ansiosa, pero si podrá tener mayor probabilidad de desarrollar el cuadro debido a esa tendencia ansiógena de origen genético.

Espero haber respondido con suficiente claridad a tu cuestión Nelly!.

Un saludo cordial.

¿Que tipo de tratamientos farmacológicos se suelen prescribir a los pacientes con ansiedad? ¿Y a pacientes con trastorno de pánico y agorafobia?

En el momento actual la farmacopea que tenemos a nuestra disposición para combatir los Trastornos de ansiedad (como son el trastorno de pánico o la agorafobia) se centra en los ansiolíticos y en los antidepresivos. Los primeros tienen dos mecanismos de acción en función de lo que busquemos. Por ejemplo, si lo que queremos controlar son las crisis de pánico tenemos ansiolíticos que actúan de forma rápida para esos momentos de urgencias en los que el objetivo es neutralizar la crisis. Por otra parte si lo que queremos es dar cobertura contra la ansiedad a lo largo del día para evitar esa molesta sensación que es convivir con la ansiedad a lo largo de nuestra jornada, tenemos ansiolíticos con un efecto de más horas de duración. En cualquier caso, el tratamiento definitivo que cubre a largo plazo la ansiedad y evita un uso innecesario de ansiolíticos , son los antidepresivos. En la actualidad tenemos muchos antidepresivos en guía clínica indicados para el control de la ansiedad. Los antidepresivos tardan de 4 a 6 semanas en hacer efecto pero en el momento que ajustamos la dosis y ésta empieza a funcionar, los síntomas ansiosos se suelen controlar bastante bien.

Espero haber aclarado tu duda.

Un saludo cordial.

¿Como se produce la interacción entre el psicólogo y psiquiatra en este tipo de casos?

La interacción psicólogo-psiquiatra en lo que a salud mental se refiere es la tónica general en cada uno de los casos que asisto. Es cierto que un correcto uso del psicofármaco controla el síntoma, pero sin la adecuada ayuda psicoterapéutica la posibilidad de recuperar con garantías el estado psicólogico disminuye. En mi caso trabajo con profesionales de la psicología para poder conocer de primera mano la evolución del paciente y así manejar el psicofármaco siempre a la menor dosis posible y con la mayor efectividad procurando retirar el mismo cuando la persona va haciendo progresos con la psicoterapia. Esto no se podría conseguir sin la adecuada comunicación psicólogo-psiquiatra.

Para lo que necesites no dudes en consultarme.

Un saludo cordial.

Teresa: ¿Porque para el diagnostico no cooperan psiquiatras y neurólogos?.

Hola Teresa.

El trabajo multidisciplinar en salud mental encuadra frecuentemente a psiquiatras, psicólogos y neurólogos. Generalmente el trabajo conjunto ocurre en diagnósticos relacionados con deterioros cognitivos. A pesar de ello y en el caso particular de la agorafobia, en la mayoría de las ocasiones una valoración conjunta de psiquiatra y psicólogo es más que suficiente para poder hacer un diagnóstico certero. En cualquier caso, en mi día a día el neurólogo es parte de mi equipo de profesionales con el que siempre cuento para poder hacer un correcto diagnóstico diferencial, si la situación así lo precisara.

Estoy a tu disposición para cualquier duda.

Flavio.

Marta: ¿Esto tiene cura realmente?.

Hola Marta.

Claro que tiene cura!. En consulta una de las cosas en las que incido es en la realidad del pronóstico. Las personas que padecen Agorafobia, pueden recuperarse. El esfuerzo que implica esta recuperación te hace aprender muchas cosas por el camino y ese aprendizaje es la clave para que a largo plazo sepas controlar el padecimiento y convivir con él sin que signifique tener un problema. La Agorafobia puede que vuelva hacer acto de presencia pero lo que desaparece del todo es el miedo a que ésto ocurra. Cuando logras ésto, entonces estás más cerca de la curación.

Un saludo cordial Marta.

María del Carmen: ¿Haber padecido esta enfermedad crea tener una determinada personalidad? Me refiero a si influye de alguna manera en el carácter y sobre todo si la persona en cuestión es un adolescente.

Hola María Carmen.

El padecer esta enfermedad y combatirla para poner remedio si que cambia la personalidad…Te hace más fuerte, te hace conocerte más a ti mismo y te hace superar tus miedos lo que se reflejará en todos los aspectos de tu vida. Mucha gente , por verguenza, miedo al qué dirán o por otras muchas causas , acude a mi consulta cuando llevan desde la adolescencia conviviendo con la enfermedad. Afortunadamente ésto está cambiando, ya que cuanto antes se consulta mejor!!. Un adolescente que comienza a tratarse y comienza a conocer su problema, seguro será mucho más maduro ante el mismo y tendrá a la larga muchos más recursos y fortaleza psicológica de cara a enfrentar su problema.

Espero haberte ayudado María Carmen!

Un saludo

Flavio Gutierrez Pérez es licenciado en Medicina y Cirugía. Especialista en Psiquiatría con ejercicio profesional dentro del campo de la psiquiatría privada. Dilatada experiencia en el tratamiento psicofarmacológico de los distintos cuadros psiquiátricos con especial relevancia en el campo de los Trastornos de ansiedad, Trastornos depresivos y Trastornos del sueño.

Share This